Ajedrez

El ajedrez es un juego de tablero de naturaleza recreativa y competitiva para dos jugadores.
Cada jugador dispone inicialmente de dieciséis piezas: ocho peones, dos caballos, dos alfiles, dos torres (o piedras), un rey y una dama o reina.
Cada tipo de pieza tiene un movimiento único y característico.
En el mundo del ajedrez, se conoce como piezas mayores la reina y las torres, y como piezas menores los alfiles y los cavalls.
Cuando una pieza se puede mover a una casilla en la que hay situada una pieza adversaria, esta última es capturada. Así, la pieza que debe ser jugada se mueve en la casilla de la pieza oponente, que entonces es retirada del tablero.
La diferencia relativa de valor entre las piezas en diferentes momentos de la partida determina la bondad o no de una captura.
Se habla de «cambio» si se produce una captura mutua entre piezas del mismo valor, o de «sacrificio» si se permite la captura de una pieza propia de más valor que la que el rival da a cambio (si alguna).
Un sacrificio se hace para conseguir una clara ventaja posicional o, a menudo, con el fin de llegar a una posición que permita el mate.
El rey es la única pieza que nunca puede ser capturada. La partida termina cuando tiene lugar el mate, es decir, la inminencia de la captura del rey.
El tablero de ajedrez es un cuadrado subdividido en 64 casillas iguales (8 × 8), también cuadradas, alternativamente de color claro y de color oscuro. Un jugador se sitúa de cara al contrincante, de tal forma que cada jugador tenga una casilla blanca en su lado derecho.
El reloj de ajedrez Reloj de ajedrez analógico. Se trata de un doble cronómetro que mide el tiempo que cada uno de los dos jugadores emplea a pensar sus jugadas. Los dos cronómetros están conectados entre ellos de tal manera que mientras el uno funciona el otro no

Deja un comentario